Video: Por amenazas, ambientalista Esperanza se va de Colima

910

banner dona

Colima ocupa el lugar número 11 entre las entidades con más agresiones a activistas y defensores de los derechos humanos, informó la semana pasada el Comité Cerezo.

En los primeros días de agosto, la ambientalista Esperanza Salazar Zenil abandonó el estado ante las constantes amenazas que ha recibido, publicó Proceso.

Hace aproximadamente dos décadas, Esperanza llegó a Colima. Junto a Gabriel Martínez Campos, fundó la organización civil Bios Iguana y creó el Museo de la Iguana con un centro de información ambiental.

En el gobierno de Fernando Moreno Peña, Bios Iguana se opuso a la destrucción parcial del Parque Regional donde se pretendía construir un desarrollo habitacional.

Durante la administración del Gobernador Silverio Cavazos Ceballos y del Presidente Felipe Calderón Hinojosa, Bios Iguana participó en protestas y promovió denuncias penales contra los responsables de la tala del mangle de la Laguna de Cuyutlán por la construcción de la regasificadora de Manzanillo.

Al día siguiente de la denuncia, cinco integrantes de Bios Iguana fueron detenidos, torturados y encarcelados. El gobierno estatal también eliminó la subvención para el Museo de la Iguana.

Como activista, también frenó el intento de Cavazos Ceballos y de su sucesor Mario Anguiano Moreno en la construcción de un megacomplejo turístico en la playa La Boquita y la Laguna de Jualupan, también en Manzanillo.

El hostigamiento, las amenazas y las desacreditaciones contra la organización ambientalista continuaron durante el gobierno de Mario Anguiano Moreno.

La persecución contra integrantes de Bios Iguana se intensificó cuando Bios Iguana asesoró al Consejo Indigena por la Defensa del Territorio en Zacualpan (CIDTZ) para evitar la instalación de una mina en su comunidad, cercana al río que abastece de agua a la mitad de la población colimense.

Bios Iguana también se ha manifestado contra las acciones del ahora Gobernador Ignacio Peralta Sánchez.

En el año 2011, la organización se opuso al derribo de árboles autorizado por el entonces presidente municipal para la ampliación de la tienda departamental “La Marina”.

Peralta Sánchez heredó de Anguiano Moreno el conflicto en Zacualpan. El mandatario dejó impunes a un grupo de habitantes que atacó con piedras a integrantes del CIDTZ en marzo pasado. El Gobierno del Estado informó falsamente que en lugar estaban presentes integrantes de Bios Iguana.

“Rechazamos enérgicamente que el Gobierno del Estado nos quiera utilizar como pretexto para evadir su responsabilidad no solo de no haber actuado para evitar la violencia, sino para querer desviar la atención de la clara intervención y apoyo que han venido ofreciendo al grupo agresor”, informó la organización.

Según Proceso, en su mudanza Esperanza Salazar fue hostigada por individuos vestidos de civil y de elementos de la Procuraduría General de Justicia del Estado.

Salazar Zenil se fue de Colima bajo el resguardo de escoltas del Mecanismo de Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas.

Comentarios