Más endeudados y más pobres

492

En este informe de gobierno, lo que se no dirá Peña Nieto es que en nuestro país, estamos más endeudados que nunca. Se le olvidará mencionar que los organismos internacionales, esos que nos dicen lo que tenemos que hacer como país, no nos califican muy bien.
Petróleos mexicanos adeuda 1.5 billones de pesos (¿cómo pasamos de tener excedentes petroleros que sostenían el sector salud y el sector educativo a tener una empresa como Petróleos Mexicanos que debe tanto dinero?), El gobierno federal, 9 billones de pesos. Muchos ceros para no contar con ellos.

Dicen que dividirán la deuda, que cada uno de nosotros, los y las mexicanas, debemos 75 mil pesos (Si la universidad me regresa los impuestos que no pagó, pero me retuvo durante todos estos años y que me los descontó de la quincena, tal vez pueda pagar mi parte). ¿Cómo harán todos los mexicanos sumidos en la pobreza? No tienen que comer y deben hasta la vida.

A pesar de que en México somos los más “bien portados” del mundo deudor, porque se han hecho todas las reformas que les pidieron que hicieran, las cosas no son lo que nuestros prestamistas quieren. Estados Unidos, Organismos Financieros Internacionales, Alemania, Gran Bretaña, Japón, Francia, Suiza y Canadá, todos esos, esperan que este gobierno lacayo y deudor hagan lo que se le ordenó. Pero este gobierno no puede. Todo por “los choques adversos” provocados por causas “no económicas”, dice Estándar and Poor´s.

Para ellos, las condiciones “no económicas” son perjudiciales para el pago de la deuda, para el desarrollo de las reformas estructurales que obedientemente se aprobaron en nuestro país para alabar a los dueños del dinero que no tenemos, pero debemos (¿Qué pasa si no pagamos? ¿Y si los mandamos al diablo? ¿Y si les cobramos, como lo hizo Evo en su discurso, todo el oro que saquearon de América, los conquistadores?). La culpa, dicen los extranjeros que deciden la vida de este país, es de aquellos que no aceptan las disposiciones de un papá gobierno al que ya “le saltó” “la prole”.

Lo que no dicen, y que tampoco dirá el informe del presidente, es que el pueblo ya se cansó y ya no le cree nada. Las razones “no económicas” del bajo desarrollo económico en el país son enormes y dolorosas.

¿Por qué? Que porque si Tlatlaya, que porque si Ayotzinapa, que Nochixtlán y la tesis y la casa blanca y el departamento en Miami, que porque la gasolina aumenta sin parar, igual que la energía eléctrica y el costo de la canasta básica, que porque el salario mínimo no da de comer, que porque en vez de escuchar y negociar, este gobierno impone sus reformas a palos y sangre. Lo que no dicen los dueños de México y que no dirá el presidente en su discurso, es que los programas sociales se usan para traficar de manera vergonzosa con el hambre del pueblo, al que mantiene en hambre porque así conviene a su partido, que necesita las manos estiradas pidiendo de comer en lugar de levantadas en su contra, para que voten por ellos en el 2018.

¡Que jodidos estamos! ¡Más endeudados y más pobres y sin Juan Gabriel!

Comentarios