¿Tres años le bastarán?

355

Son un poco menos de tres años los que le restan a la administración de Enrique Peña Nieto. Ya pasó la mitad de su sexenio. Renovó, también, su gabinete. ¿Qué sigue? ¿Cómo va el gobierno de la república?

Ciertamente no se han obtenidos los resultados esperados. Las expectativas no se han cumplido. La reforma energética tiene visos de no prosperar: van dos aumentos sistemáticos de la gasolina, a pesar de que se prometió que se eliminaría esa medida hacendaria que lacera al contribuyente.

Y es que desde el gobierno de Felipe Calderón, cuando se implementaron los gasolinazos, el carburante pasó de 7.88 pesos en el 2010 a 13.96 pesos en el mes pasado. Es un aumento superior al 76 por ciento.

También se aumentaron, por segundo mes consecutivo, las tarifas eléctricas, elevando así el precio de la electricidad para la industria y el comercio: aumentó entre 2.54 y 3.36 por ciento, respectivamente; también la tarifa de uso doméstico registró un incremento 6.8 por ciento respecto a julio del año pasado. Todo esto es efecto de la inflación, ya que al aumentar la gasolina se incrementa el precio en los productos cuyo insumo es el carburante: la canasta básica, por ejemplo.

Por otro lado, el gobierno de la república se enfrenta a una dura crisis de ingobernabilidad, principalmente en los estados de Oaxaca, Guerrero, Chiapas y Michoacán. Es en esos estados, pero esencialmente Oaxaca, donde parece no existir la ley –toma de carreteras, asesinatos de funcionarios, secuestros, extorsiones, etcétera–.

Ahí la población y los sectores productivos sufren, desde hace ya años –pero con mayor énfasis en los últimos meses—los embates de la CNTE y fracciones guerrilleras que se le añaden, cuyo objetivo es el debilitamiento del estado de derecho. Los primeros quieren restaurar sus privilegios –el recurso de la nómina magisterial y la discrecionalidad en la asignación de plazas docentes—y los segundos quieren ver arder todo para convertir a México en un Oaxaca. Allanar el camino para la llegada del nuevo reino.

Le quedan poco menos de tres años al gobierno de Peña Nieto, ¿le bastará ese tiempo para resolver todo estos problemas? ¿Hasta cuándo actuará?

Dos puntos

Sería un error del gobierno federal transigir con los grupos que violando la ley exigen prerrogativas. Sería un error político fatal y un terrible mensaje para los ciudadanos responsables que respetan el marco legal.

Mis condolencias para mi amigo Abraham Barba Aguayo y el delegado de la SEP Miguel Ángel Aguayo López, por el fallecimiento de su abuelo y su padre, respectivamente, el destacado colimense Ismael Aguayo Figueroa.

Comentarios