Mujeres por la paz

242

Las mujeres hemos sido el objeto mediante el cual los hombres se han golpeado en las guerras. Eso hizo que en 1982, grupos pacifistas de mujeres, se unieron contra las armas nucleares y el incremento de armamentos.

Es en los años 90, cuando se empieza a reconocer expresamente que la violencia contra las mujeres es una vulneración de los derechos humanos que invade a toda la sociedad y se reconoce a esta forma de violencia como un hecho inseparable del patriarcado, que impera en el mundo y da forma a muchas prácticas cotidianas que vulneran a las mujeres, sobre todos sus cuerpos.

El cuerpo de las mujeres, dentro de nuestras sociedades, jamás ha sido propio. el cuerpo de ls mujeres es de otros, por eso ha sido utilizado

como botín de guerra, para obligar a la gente a huir de sus hogares y apropiarse de sus tierras, para humillar al adversario, al violarlas y mutilarlas, usándolas como esclavas sexuales por los ganadores de la guerra y hasta obligándolas a concebir hijos de los adversarios.

Los cuerpos de las mujeres han sido asesinados, esclavizados sexualmente, embarazados o esterilizados a la fuerza.

El feminicidio es otra forma en que se toman los cuerpos de las mujeres durante las guerras, para darle una lección al enemigo, exhibiendo sus cuerpos desnudos y mutilados como una forma de estigmatización y humillación y cuya intención es dominar y ejercer control e impunidad sobre el cuerpo y la vida de las mujeres.

La misoginia, durante las guerras es muy evidente. La violencia hacia las mujeres es tal que incluso los perpetradores no son llevados ante la justicia militar. No hay castigo contra ellos, porque lo que han hecho es una estrategia de guerra.

Estas atrocidades hicieron que se instituyera el día internacional de las mujeres por la paz y el desarme.

El manifiesto que firman los grupos pacifistas de mujeres no solo plantea la situación de las mujeres dentro de una situación de guerra, sino que habla de la situación de las mujeres dentro del patriarcado. Las mujeres muertas en Ciudad Juárez, El estado de México o en Colima son el resultado de una idea socialmente radicada y culturalmente implantada, que da a los hombres permiso de hacer con las mujeres lo que quieran. Las más vulnerables son las mujeres más pobres o menos instruidas.

La violencia sufrida abarca secuestros, expropiación de bienes y privación de la libertad de formas distintas al secuestro. La falta de oportunidades, la relegación de las mujeres al hogar para que atiendan a los hombres de su casa, las burkas, ablaciones y velos, que forman parte de otras formas culturales tienen que ver con esas otras formas de privación de libertades que se ejercen en contra de las mujeres.

La única manera de lograr el desarrollo de las mujeres como seres humanos, es dándoles la oportunidad de que se conviertan en agentes de su propio cambio. Como Amartya Sen apunta en su texto “La agencia de las mujeres”, los estados deben procurar la oportunidad de desarrollo de las mujeres, creando infraestructura y desarrollando programas sociales que, con equidad, busquen la igualdad de oportunidades, además de educando a las mujeres para que no permitan, nunca más, las modernas esclavitudes que nos marginan y nos matan.

La paz, por nuestra casa empieza. A partir de este día mundial de las mujeres por la paz, cuidemos las mujeres de nuestro país. ¡ni una muerta, ni una secuestrada, ni una desaparecida más!

Comentarios