Del SUTUC y de un salón de la fama futuro

1222

Este año 2016, el 23 de noviembre, el SUTUC cumplirá 36 años de fundado y dado el tiempo transcurrido, setenta 70 trabajadores universitarios presentaremos la iniciativa de que en alguna porción del terreno donde se localizan el edificio y las instalaciones del SUTUC, sea construido un salón de la fama, donde con foto y ficha del perfil se reconozca a aquellos trabajadores distinguidos que por su entrega, sacrificio y esmero han logrado mantener ayer y hoy subordinando al SUTUC irrestrictamente a los designios rectorales sucesivos.

Desde luego habría especialmente que señalar que a estas alturas de la historia del SUTUC está demostrado y probado que nuestro sindicato en materia de emplazamiento y posibilidad real de huelga en la U de C, prácticamente la tiene cancelada aunque las violaciones al contrato colectivo de trabajo u posibles desfalcos millonarios como el FOSAP sean motivos más que suficientes para realizarla y contemplado en la Ley Federal del Trabajo. Estabilidad laboral universitaria más y por encima del Estado de Derecho. Así de sencillo.

Tal es la total armonía y coincidencia de intereses entre el rector y el SUTUC que en enero de 2016 el primero le externó al segundo: “Todo mi apoyo para mejorar las condiciones de trabajo” (El Comentario, 29 de enero de 2016, pág.2); y pocos días después el mismo periódico oficial universitario cabeceó “Trabajadores y Rector un sólo equipo: Delegados SUTUC” (El Comentario, 3 de febrero de 2016)

Tampoco debe minimizarse y si resaltar que este 1° de mayo 2016 el PRI a través de Rogelio Rueda (al precipicio) junto a los sindicatos charros de la CTM; CNOP; CNC; SNTE; la Unión de Sindicatos; FSTSE, y la FEDESSP, decidieron darle un espaldarazo político al secretario sindical del SUTUC Zamorano Manríquez, para que este leyera el mensaje “oficial” del día del trabajo. Entre sindicatos charros afines te veas.

Vale la pena por ello valorar conscientemente el contar en la U de C con un salón de la fama sindical universitario aunque eso si en primer lugar reconocer que debemos partir por aceptar jerarquías, pues siempre hay quienes poseen más méritos que otros.

Así como propuesta en primer término, por ascendencia y peso destacan: Gustavo Ceballos Llerenas, quien fue secretario sindical 8 años, y hoy se distingue por haberse jubilado como secretario general de la U de C y cobrar cuantioso FOSAP, además de seguir laborando en la U de C recontratado, poseer un programa de radio nocturno, y prestar servicios de seguridad a través de los conocidos Bríos (60 elementos), que cuestan a la U de C más de 10 millones de pesos anuales. Luis Enrique Zamorano Manríquez, quien por derecho propio es actual secretario sindical, además de disfrutar junto a su secretaria/amante de una casa millonaria en el Fraccionamiento Esmeralda en el norte de la ciudad de Colima. El arquitecto Ramón Ventura, de una trayectoria sindical estrecha al lado de Gustavo

Ceballos, y hoy se desempeña en la Dirección General de Obras Materiales en la U de C. Jorge García otrora integrante del Comité Central del SUTUC, y hoy por su loable labor sindical a favor de la U de C premiado con una dirección de bachillerato. Juan Rogelio García Mora también otrora tesorero del SUTUC de Ceballos Llerenas, y quien altruistamente donó un inmobiliario perteneciente al SUTUC de Gustavo Ceballos y puesto a su nombre por este a los jubilados de la U de C; y por último el simpático Eltom Boden Fort, ya jubilado de la U de C, y quien como tesorero del SUTUC juró lealtad y nunca traicionar a Gutiérrez Chávez, aunque de un día para otro cambió de opinión y bando.

En un segundo nivel jerárquico más abajo aquellos universitarios comisionados que como integrantes del Comité Central del SUTUC y Delegados de ayer u hoy gozan de prerrogativas y privilegios –festejos al líder, viajes, comidas, no trabajar, etcétera amparados por el líder sindical en turno, como: Ramón Arellano, Ulises Álvarez Alcántara; Mireya Patricia Arias Soto; Miguel Ceballos Madrid; Iván Salvador Rubio; Sandra Yolanda Ramírez Santillán; María del Rosario Chávez Hernández; Salvador Hernández Nava; Sergio Rodríguez Ceja; Gerardo Froilán; Juan Ramírez Parra; Fernando Guzmán Nava; Salvador Hernández Ornelas; Miguel González Cervantes; Rafael Ramírez Hernández; Raúl López Ascencio; Carlos Velasco Ibarra; Trinidad Ramírez Carrillo. Algunos de estos universitarios como el caso de Sergio Rodríguez Ceja recibieron préstamos para compra de casa o coche del extinto Guerrero Rolon, y la mayoría se caracterizó cuando Gutiérrez Chávez en 2014 emplazó a huelga a la U de C, por operar y actuar en contra de los acuerdos que en las Asambleas sindicales por mayoría decidieron apoyar a Gutiérrez Chávez a dicho emplazamiento.

Si otros nombres se me escapan u olvido, pido perdón a la U de C, aunque lo importante es que en dicho salón de la fama a construirse a futuro sean reconocidos e incluidos todos por aquello de que “honor a quien honor merece”.

Evaluando que el rector Hernández Nava brindó ya “todo el apoyo” al SUTUC, como universitarios asumimos nos hará el favor de autorizar los recursos económicos, materiales y humanos suficientes además de donarnos el terreno en el SUTUC para construir este emblemático salón de la fama sindical incluida aquella sección o galería especial de traidores donde aparezcan los universitarios arriba mencionados y que la puerta de entrada a dicha galería tenga una placa alusiva con el nombre de Luis Enrique Zamorano Manríquez o Gustavo Ceballos Llerenas, poniéndolo esto a votación . Si no es así, los 70 universitarios que propondremos esta iniciativa sufriremos frustración y desencanto.

De un twitter: “pídele a Diosito que te dé un sindicatito y a la larga resuelves tus problemas de dinero. Tan cierto como que dos y dos son veintidós”.

 

Comentarios