Estado represor vs conciencia ciudadana

502

Los movimientos sociales son acciones comunes para el desarrollo de las comunidades y de las personas, desde donde se puedan atender, entender y estudiar las desigualdades sociales y económicas dentro de los países y regiones donde se manifiestan como acción política o voz colectiva, como una respuesta a las crisis económicas y sociales, que obstaculizan el desarrollo social, que marginalizan las poblaciones, las familias y/o los individuos, donde la característica principal está relacionada con empleos de bajos ingresos, aumento de la vulnerabilidad social, condiciones mínimas o nulas de protección social, desintegración de la comunidad y la falta de respeto a los derechos humanos, entre otros. En los movimientos sociales se reflejan las demandas, las necesidades y los caminos que la población encuentra para enfrentarlas y resolverlas.

En Colima ha habido diversos movimientos sociales a lo largo de la historia. Si bien en un principio estuvieron ligados a luchas obreras, campesinas y sindicales, con el paso del tiempo se han diversificado.

Los nuevos movimientos sociales que han surgido en Colima han tenido objetivos y fines diversos. La historia reciente refleja dos ámbitos donde se inscriben las acciones colectivas: movimientos de carácter internacional y nacional y luchas locales.

Son la respuesta ciudadana ante un gobierno que no escucha y no atiende las necesidades de aquellos que gobierna.

Encontrar las diversas formas de movimientos sociales que ha habido en Colima y sus principales actores, sus demandas, sus formas de organizarse y los motivos de disolución, en caso de que ya no estén vigentes, permite ver cuales son los problemas que aquejan a la gente, donde el estado no ha dado solución. Estos movimientos han provocado cambios en la cultura o en los mecanismos que tiene el estado para enfrentarlos, para acallarlos y controlarlos. Hasta ahora, sin rasgos evidentes de querer solucionarlos. Las amenazas, la coacción, el desprestigio de sus integrantes o de sus demandas son formas que el estado usa para denostar, a través de mecanismos burdos, como perfiles falsos en las redes sociales,, grabaciones falsas de conversaciones de teléfono, montajes absurdos como los que quisieron hacer con los papás de los jóvenes de Ayotzinapa, son ejemplo de ello.

Los movimientos sociales tienen como una de sus principales características, el sentido colectivo de sus demandas, que brindan identidad a un grupo de personas y que puede agrupar, en su causa y su demanda, un sinnúmero de organizaciones específicas, con diferentes ideologías, mecanismos de acción e intereses, lo que constituye una segunda característica: Son esas organizaciones que se suman, las que actúan como interlocutoras políticas.

Una tercer característica son las formas creativas e innovadoras que se utilizan para incidir en la esfera pública y presentar sus reclamos de manera pacífica: representaciones, tendederos, videos virales en youtube, marchas, poemas, cartas, marchas del silencio, pases de listas, veladas artísticas, entre otras.

Los movimientos sociales son también una forma de relaciones de clase, porque aunque algunos son trasversales, por el tipo de militantes que lo conforman, su existencia como movimiento implica una forma de reivindicación y de lucha que tiene que ver con distintas formas de opresión social y esa lucha brinda identidad a quienes forman parte de ella.

Los principios que rigen los movimientos sociales tienen que ver con la equidad y la justicia social, sobre la base de una democracia participativa. Lo que buscan los movimientos sociales es una transformación cultural, pero también una transformación del estado, como polos que inciden en las demandas de los grupos que las manifiestan.

Una forma de reflejar esos cambios en el estado tendría que ver con políticas públicas, con recortes o aumentos presupuestales en ciertas y cuales áreas del Estado, aprobación o derogación de leyes, que permitan resolver las demandas de los grupos, con una verdadera transparencia en el uso de recursos, con el respeto de las autoridades a tose de campaña, con mecanismos que propicien la participación de la ciudadanía en la toma de decisiones. En fin, con una verdadera transformación en la forma de gobernar.

Las principales demandas no están resueltas. Tienen que ver con los derechos humanos que no son respetados. Es hora de que el estado y todos sus actores, se apliquen en la defensa de los derechos humanos de las personas, que son una exigencia en nuestra Constitución, hablando de la que rige en el país.

Comentarios