Latinos, divididos frente a Trump

422

El virtual candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump, no sólo es apoyado por los ultras y grupos neonazis, enquistados en los más obscuros sectores de la sociedad norteamericana, sino que también una parte de la comunidad latina, que reniega de sus raíces, apoya a quien hace unos años atrás animaba series de televisión y ahora solivianta, con fines electoreros, las pasiones xenófobas y racistas de una nación.

En un artículo de una revista latina que se publica en Kansas, Missouri, se plasman opiniones de latinos que revelan una tendencia preocupante y que Donald Trump utiliza como plataforma política: el odio. En el caso de los latinos, la aversión hacia sí mismos o todo aquello que represente o refleje sus raíces, en especial las personas que les recuerdan a sus abuelos y orígenes inmigrantes.

Un ejemplo de esto es Robert Cortez. Sus abuelos vinieron de Jalisco en los treintas. Su madre se crío en Kansas y él nació en el Southwest Boulevard. Ya no habla español, “pero come muchos chiles”. Como protestante y republicano dice:

“Trump va sacar a todos los indocumentados. Va hacer que de nuevo nos respeten en el mundo. Va a terminar con los terroristas en el medio oriente y va a poner a China en su lugar
Con Trump Estados Unidos volverá hacer potencia”.

O también lo que dice Ángelo Gómez, un estudiante de preparatoria que votó por primera vez y que es partidario de Donald Trump.

“El estado hizo legal para los indocumentados obtener licencias de conducir y ahora hay mucha gente que ha estado en accidentes de tráfico con ellos, y lo peor es que no tienen asegurados sus autos. Es un grave problema en el estado”.

Dos puntos

Lo que realmente es grave es que Donald Trump no sólo capitaliza electoralmente el odio de las personas, sino que tambien, igual de preocupante, es que lucre con la estupidez humana.

Comentarios