Por un matrimonio universal en Colima

317

“pertener a una comunidad es, ciertamente, un derecho del individuo pero en modo alguno un deber; las comunidades son bienvenidas en el seno de la democracia,pero sólo a condición de que no engendren desigualdades e intolerancia.

Tzvetan Todorov en su obra Memoria del Mal.

En los últimos años los legisladores elegidos democráticamente han reflexionado sobre temas que en épocas anteriores eran impensables de proponer en la discusión diaria, hoy las cosas han ido cambiado vemos en el debate de las ideas las reflexiones en un marco de laicidad dejando de lado dogmas religiosos que a su vez dañan a quién piensa o actúa diferente de ésos preceptos, las nuevas generaciones de legisladores comprometidos con su tiempo van creando condiciones de equidad, igualdad e inclusión social sin importar edad, sexo, género, raza, orientación sexual, discapacidad, en una sociedad que reclama estos avances, esto se ha logrado con grandes cambios legislativos, modificando leyes, actualizando reglamentos, en la construcción de climas favorables para vivir una vida en equidad e igualdad.

Las parejas del mismo sexo nada tienen de especial como dice la canción son como cualquier pareja compuesta por dos personas que han decido compartir un mismo proyecto de vida, el cual hasta el día de hoy no tienen la misma validez para el Estado que las demás parejas debido a su preferencia sexual. El siglo XXI ha sido el marco idóneo para la lucha contra la discriminación en el mundo, el estado de Colima no es ajeno a este tema desde el 2005 se han ido haciendo cambios en nuestro marco jurídico, es necesario cerrar esa brecha de desigualdad promoviendo el matrimonio universal sin discriminación en condiciones de igualdad para que las parejas tengan el derecho de acceder a esta figura civil si así lo desean, para avanzar en el respeto al derecho a la diferencia como lo dijera el diputado Riult Rivera, presidente de la Comisión de Derechos Humanos, Asuntos Indígenas y Atención al Migrante, “esta legislatura trabajará en todo momento, para que la equidad de género se siga llevando a la práctica”.

Hoy la Quincuagésima Octava Legislatura (LVIII) tiene en sus manos la oportunidad de pasar a la historia como una legislatura que estuvo a la altura de las circunstancias y reconociendo los errores cometidos por sus antecesores y para acabar con la desigualdad para las parejas del mismo sexo que se ven reflejados en indicadores como el acceso a la seguridad social, a la protección del patrimonio familiar, el derecho a vivir una vida libre de violencia y discriminación, entre otros; como lo dijera Gilberto Rincón Gallardo, comisionado nacional contrala discriminación, Una sociedad que discrimina no puede ser una sociedad con una democracia consolidada porque la discriminación empieza por las palabras y termina por negar derechos y limitar las oportunidades de las personas.

—————

Colimenses Asertivos por la Salud Sexual (CASS)

Comentarios