¿Te importa el agua?

557

Con tantos distractores, locales y nacionales, se nos olvida que andan por ahí las siguientes reformas a las leyes, que también nos darán un golpe bajo a los ciudadanos de a pie. No pudimos parar las reformas laboral, energética, educativa, y todo parece indicar que tampoco pararemos la del agua.

Dentro de poco, las industrias en México son las que tendrán prioridad en el uso de este elemento, restringiendo el uso agrícola y el consumo humano.

Algunas agrupaciones no gubernamentales que han puesto el ojo en este asunto han señalado los focos rojos de la propuesta de privatización disfrazada del agua. Entre las cosas que sucederán, está, por ejemplo, la posibilidad de hacer grandes obras hidráulicas que puedan desviar a los ríos de sus cuencas, provocando con ello la desertización de grandes territorios que ahora se dedican al cultivo de diferentes especies agrícolas.

Estas obras encarecerán el agua. Grandes cuotas se aplicarán al preciado líquido, mismas que pagarán los usuarios finales del agua (o sea, nosotros) o la pagará el gobierno, subsidiando a las empresas que construirán las obras hidráulicas, es decir, vamos a pagarle a las empresas para que construyan presas, con nuestros impuestos y con las cuotas que se impondrán al uso del agua.

El fracking nos costará millones de litros de agua, porque quebrar la roca para liberar el gas será un uso común, ya que las empresas tendrán permiso para usar esta técnica en la búsqueda del gas natural, además de que se les venderá más barata que aquella que irá para el consumo humano. A los habitantes de este país nos costará diez veces mas el agua que lo que pagarán las empresas por ella (e incluso, así la estamos pagando ahora).

Comunidades enteras quedarán sumergidas bajo el agua cuando construyan las grandes presas que llevarán el agua a las grandes ciudades para que se alimenten con ella las grandes industrias. Algo así como pasa con el río Armeria, que cuando llega a ese municipio, es apenas un hilito de agua que no satisface las necesidades de los cultivos en esa zona. Armería no tiene agua desde hace mucho tiempo, gracias a estas obras. Esto se recrudecerá en todo el país.

La comunidades no serán dueñas de su agua. Estas podrán ser concesionadas a particulares y las comunidades tendrán que comprar el agua, utilizando para ello, desalojos usando la fuerza pública, como ha ocurrido en Zacualpan, donde quienes han defendido el manantial de las intenciones de abrir una mina, se han visto agredidos por las autoridades que no entienden que defender el agua es una prioridad esencial, casi, casi una obligación moral y contaminarla y prever el uso de la misma para fines industriales por encima del uso para consumo humano, es casi un pecado.

A pesar de que el país reconoce que uno de los derechos humanos que defiende la constitución política de los estados unidos mexicanos es el derecho al agua, este quedará constreñido a 50 litros diarios. litros que no solo son para tomarla, sino para mantener en condiciones higiénicas la ropa, viviendas y entornos de esas personas. Las enfermedades pueden aparecer cuando las condiciones de higiene no son las adecuadas.

Y a tí ¿te importa el agua?

Comentarios