Conmemoran a Epitacia Zamora, la “valiente y comprometida” luchadora de Zacualpan

725

Luchadora, guerrera del agua, una mujer de convicciones e ideales firmes, valiente y comprometida con su pueblo, así fue recordada Epitacia Zamora Teodoro, “Pita”, a un año de su muerte.

Mujeres y hombres se reunieron la noche de ayer en el jardín Libertad para celebrar el primer aniversario luctuoso de quien fuera una destacada luchadora del movimiento que impulsó la comunidad indígena de Zacualpan desde noviembre del 2013 contra la instalación de una mina en su territorio.

El altar en su honor estaba adornado con semillas de maíz y frijol dándole forma a una flor. Artemisa colaboró escribiendo el nombre de Epitacia, igualmente con semillas. Se leía claramente “Epi”, lo demás era ilegible, pero para la niña estaba ahí el nombre de su abuela. Portaba una blusa decorada mediante la técnica de esténcil con el mensaje de  “Pita vive”.

Viviana Chávez, hizo uso de la voz y confesó no haber tenido el gusto de conocer a Epitacia en persona, sin embargo, dijo que su presencia ahí era por considerar que las unían las mismas prioridades: la justicia y la vida.

“Queremos vida, no queremos mina. ¿Qué nos hace falta, dinero o agua? A nuestro alrededor es evidente que sobra el dinero, aunque no esté en nuestros bolsillos, claro. También es evidente que la naturaleza desfallece, que la vida se debilita a fuerza de guerras, a fuerza de contaminación y de corrupción”, expresó.

Conmovida, Irma Guzmán, hija de Pita, agradeció que no hayan olvidado a su madre, así como el afecto que le demostraron. La emoción no le permitió decir más y se despidió con un “muchísimas gracias”.

Al son de la jarana, Kamal González interpretó una canción que compuso – o más probablemente improvisó – para la homenajeada en la que invitaba a seguir su ejemplo de lucha.

“Ella fue una luchadora que tuvimos en el suelo y ahora está en el cielo contemplando hacia otra aurora. Ella fue una gran señora que buscó transformación, ella nos dio su opinión ante el pueblo que la escucha,  llevemos siempre la lucha del pueblo en el corazón”.

Manuel Flores habló de Pita como una semilla que florecerá: “¿Qué semilla dejó esta mujer en su pueblo? La semilla de la libertad, la semilla de la fuerza, la semilla de la energía”.

Finalmente, Julia Laureano, habitante de la comunidad de Zacualpan, recordó a su compañera de lucha como una persona valiente que los alentó a no tenerle miedo al gobierno. Agradeció el valor que Epitacia les inculcó e hizo la promesa de seguir luchando.

“Vamos a seguir luchando porque yo sé que el gobierno está por delante de todo este conflicto y está dividiendo a mi pueblo”.

Los asistentes  corearon una consigna que se ha escuchado en diversas manifestaciones, ya sea por Zacualpan, o por los 43. Para hacerla presente, para no olvidar una promesa de seguir en pie de lucha: “Epitacia vive, la lucha sigue. Epitacia, vive, vive. La lucha, sigue, sigue”.

El 23 de febrero del 2015, a los 57 años de edad, Epitacia Zamora Teodoro  falleció  víctima de anemia mielodisplásica, provocada por su exposición con los agroquímicos durante varios años que trabajó en el campo.

Fue secretaria del Comisariado de Bienes Comunales de Zacualpan de febrero a noviembre de 2014, luego de que en una asamblea fuera destituido el anterior comisariado  Carlos Guzmán, a quien acusaban de apoyar el proyecto minero, y se declarara oficialmente  a Zacualpan como “territorio libre de minería”.

Pita fue también una de las fundadoras del Consejo Indígena en Defensa del Territorio de Zacualpan (CIDTZ).

Comentarios