Las pensiones en Colima: Desastre financiero postergado

493

Desde hace algunos años, el esquema de pagos de pensiones es un problema de la estructura financiera en la mayor parte de los estados, esto aunado a sus ya golpeadas finanzas. Según Forbes, el déficit financiero anual de las entidades federativas se encuentra en un aproximado de 528,000 millones de pesos.

El mayor número de trabajadores al servicio de estado están concentrados en las últimas empresas que no han sido privatizadas, Pemex y la CFE, y sumamos a la planta nacional docente. En un par de décadas la proporción de trabajadores activos frente a los trabajadores pensionados, será de 3 a 1 respectivamente. Con estos datos podemos darnos cuenta que se gesta un gran problema que será persistente durante las próximas décadas en México.

Para el caso de Colima, la Universidad de Colima junto con el gobierno del estado, representan las instituciones que generan la mayor parte de empleo formal dentro de la entidad, la primera ya tuvo dificultades con la otrora dirigencia del SUTUC, encabezada por Leonardo Gutiérrez respecto al fondo social de apoyo al pensionado (FOSAP), que incluso encabezó un movimiento de carácter sindical alegando un faltante de más 700 millones de pesos en dicho fondo.

Ahora bien, para el gobierno del estado éste tema representa un problema estructural que no se le ha dado la importancia debida. Dicha problemática ha sido atendida por medio de medidas paliativas ya que se sigue con el esquema que utiliza gasto corriente para cubrir las pensiones, más grave aún, el gobierno del estado no cuenta con un fondo de reserva para dicho rubro.

El tema de pensiones no ha estado presente en la agenda legislativa desde hace unos años, permaneció en la congeladora de acuerdos y dictámenes de la legislatura pasada. Sin embargo dicha legislatura aprobó, a sólo 9 días concluir su último periodo aprobando, por 1,598 millones de pesos, recursos destinados a pago de proveedores.

Mientras tanto, miles de pensionados continúan en la incertidumbre, siendo los adultos mayores los principales afectados, quienes han hecho evidente el problema desde agosto del año pasado cuando comenzaron a exigir el pago de sus pensiones al entonces gobernador, Mario Anguiano Moreno.

La cuestión ahora es, cómo afrontará Nacho Peralta el tema de las pensiones. Es de conocimiento público que las finanzas del estado se fueron debilitando durante la administración de MAM, mientras no se trate el tema con seriedad, mientras siga siendo postergando, tanto por el ejecutivo estatal, como por el legislativo, el tema de pensiones siegue siendo una bomba de tiempo que amenaza profundamente las finanzas del estado.

Comentarios