Los quebrantos de una indomable

550

La segunda exhibición del documental Quebranto (México, 2014) de Roberto Fiesco en la entidad el marco de la Semana de Cine Mexicano, la primera fue hace dos años en el Festival de Cine Documental Zanate 2014 en la Pinacoteca Universitaria, fue recibida y aplaudida por el público asistente a la sala de cine del Museo de Historia Regional. La historia de la cinta gira entorno a la vida de una madre y un hijo que por  años han sido parte del espectáculo del entretenimiento de nuestro país y ven los cambios generados en las temáticas del cine nacional a las sexys comedias y de ficheras durante la década de los ochentas: el gran desastre cinematográfico en el período del famoso presidente mexicano que prometió defender del peso como un perro ante los embates del dólar a la moneda nacional, provocaron que esta familia quedará al margen de los proyectos cinematográficos.

La vida de Fernando García, mejor conocido como Pinolito, el niño imitador del cantante español Raphael que con su gran éxito Mi gran noche en los años setentas fuera la sensación del momento, originó varios imitadores entre los que destaca este niño que de las carpas traspaso a las pantallas cinematográficas bajo la batuta de Jorge Fons en Fe, Esperanza y Caridad (México, 1974), al lado de las grandes estrellas del cine nacional como Sara García y Katy Jurado; hasta el día de hoy la mejor interpretación que le conocemos al representarse a sí mismo en el cine y en la vida real con su nueva identidad: Coral.

Roberto Fiesco por primera vez deja la ficción para internarse en el documental para narrarnos una historia universal: la relación filial y amorosa entre una madre y su hijo, que por asares del destino desde pequeño se sintió en un cuerpo equivocado y en su etapa adulta decide empezar a vivir su vida sin detenerse en lo que pensaran terceras personas y los comentarios que lleguen a externar sobre su nueva identidad, y a partir de esta decisión, su vida ya no volverá a ser la misma y ni tampoco dejará que otras personas rijan su vida.

Coral Bonelli al lado de su querida madre Lilia Ortega Bandala “Doña Pinoles” mejor conocida como la abuelita de El Botarga (Andrés Almeida) en la serie Los Héroes del Norte de Gustavo Loza (México, 2010) nos dará un recorrido por la Ciudad de México, esta macropólis entre sus calles y vecindades resguarda los mejores recuerdos de esta pareja inolvidable que como muchas familias mexicanas vieron partir a sus seres queridos en el temblor de 1985 o en circunstancias donde la salud se ha ido mermando por el desgaste físico. La Ciudad de la Esperanza de AMLO en tanto sólo unos años pasó hacer la metrópoli gayfriendly de Miguel Ángel Mancera, sirve de escenario para muchas familias que como la de Coral luchan día a día contra la transfobia, el abandono de las personas de la tercera edad, la falta de oportunidades para los actores secundarios caídos en desgracia a pesar de haber cotizado muchos años ante la Asociación Nacional de Actores (ANDA) siguen siendo abandonados a su triste destino.

Esta obra cinematográfica cuenta entre sus múltiples reconocimientos al Mejor Ariel al Documental 2014 otorgado por la Academia de Ciencias Cinematográficas presidida en este periodo por la actriz Blanca Guerra.

Lo que se ve no se pregunta

La construcción de una identidad fuera de la norma sexual establecida no es nada sencillo, la vida de Coral a partir del documental Quebranto de Roberto Fiesco, tendrá el reconocimiento que tanto deseaba su querida madre antes de su fallecimiento el pasado 4 de marzo del 2015, y una segunda oportunidad para involucrarse en nuevos proyectos cinematográficos, hoy su rostro es tan conocido también por su relato de vida en el libro Chulos y coquetones. Conversaciones con protagonistas del mundo gay de Antonio Beltrán (México, 2015) editado Ediciones B, poco a poco la sociedad mexicana ha ido conocido los altibajos de una persona indomable que solo desea seguir deleitando con su actuación a sus fervientes admiradores en el cine nacional.

Uno de los logros de esta obra cinematográfica no es solo el homenaje a la década de los setentas sino dignificación de las personas transgénero que tantas veces han sido objeto de burla y chiste en la cinematografía nacional, la dignidad con la que Roberto Fiesco aborda la historia de Coral y su madre representa un antes y un después en el séptimo arte en México, la tan ansiada igualdad social traspasando las pantallas mexicanas antes que nuestras leyes.

La Semana de Cine Mexicano en Colima del 19 al 24 de enero promovido por la Secretaría de Cultura del Gobierno de Colima, en coordinación con la Universidad de Colima, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y el Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE) y la Secretaría de Cultura del Gobierno Federal una excelente ventana para ver las nuevas propuestas de cineastas nacionales que con un gran esfuerzo levantan sus proyectos en espera de ser apreciados por el público asistente.

Quebranto (México, 2014) de Roberto Fiesco; guión: Roberto Fiesco y Julián Hernández; producción: Hugo Espinosa y Ernesto Martínez Arévalo; Compañía Productora: Fondo para la Produccción Cinematográfica de Calidad (Foprocine), Mil Nubes Cine; Ruta 66; Fotografía: Mario Guerrero, edición Emiliano Arenales Osorio; Sonido: Armando Narváez del Valley Zuno , Música: Arturo Villela Vega; Intérpretes: Coral Bonell, Lilia Ortega, Jorge Fons, Patricia Pereda y Joaquín Rodríguez; Duración: 92 minutos.

Comentarios