Cadáveres políticos

1317

Van a ser cadáveres políticos por lo menos durante los próximos seis años y, quizá, ya no resuciten nunca. Se trata, los más notorios, de personas que vivieron durante los últimos 10, 25 años o incluso más en el servicio público, ya sea ocupando cargos en el gobierno o como alcaldes o diputados.

¿Quiénes son? Fácil: los derrotados. Los que traicionaron. Los que se jugaron su vida política y la perdieron. Otros, también, los que en este sexenio no tendrán cabida por su ascendencia política. Es cadáver político, por ejemplo, Nabor Ochoa, Oscar Zurroza, Rigoberto Salazar, Martín Flores, Jesús Orozco, Mario Anguiano,Francisco Rodríguez y quizá, muy probablemente, el senador Jorge Luis Preciado.

El otrora candidato a gobernador por el PAN puede devenir en un zombie de la política o consolidar su figura al interior de su partido. Esa es la disyuntiva. De eso dependerá su vigencia en el escenario político local.

Va estar difícil porque muchos panistas, principalmente los de abolengo, no ven con buenos ojos al senador Preciado: saben su estilo de vida y que su personalidad no corresponde al comportamiento exigido por los cánones ideológicos de su partido; además de que su cercanía con antiguos priistas, como Oscar Zurroza, genera rechazo en panista de cepa.

Dos puntos

Por otro lado, vamos a ver el regreso de algunos políticos que en la pasada administración estaban en el ostracismo. Por ejemplo, políticos como Romero Coello, Arnoldo Ochoa y Graciela Larios van a crecer desde sus respectivos ámbitos de acción. De igual forma, Federico Rangel y Rogelio Rueda, seguramente tendrán una participación destacada.
Además, de ser incorporada en la administración de Ignacio Peralta o en su trabajo al interior del PRD –cualquiera que sea su elección–, la figura de Indira Vizcaíno puede crecer en los próximos años. Sin duda ella es la máxima representante de la izquierda en el estado.

Y no hay que perder de vista, también, a Gabriela Benavides y a Virgilio Mendoza, quienes son palmariamente actores políticos en ascenso.

Comentarios