Al despertar, el dinosaurio ya no estaba allí

2188

Agradezco a Perriodismo la oportunidad de reencontrarme con mis lectores, esos que hace algunos años seguían mis escritos semanales en Diario de Colima y que generaron al interior del PAN, partido al cual pertenecí por poco más de 14 años, algunos escozores por ser quizás, desde su óptica, políticamente incorrectos.

Continuando con lo políticamente incorrecto, me atrevo a afirmar que este 2015 que apenas termina, pasará a la historia como el año que más cerca estuvo el PAN de alcanzar la gubernatura del Estado de Colima, pero también, como el año en que el PAN perdió su papel como verdadera oposición para convertirse en un ente amorfo carente de valores éticos y morales, donde sus cuadros más importantes como Enrique Michel, Salvador Becerra, Martha Sosa y Jesús Dueñas, se doblegaron ante la posibilidad de alcanzar el poder por el poder, y si especulamos un poco, ante la posibilidad de chamba para ellos y sus equipos, misma que sintieron cercana ante un escenario donde 8 de cada 10 colimenses ansiaban el cambio, dejándose deslumbrar por la mente para ellos “brillante” de Óscar Zurroza, principal operador político y amigo del exgobernador Mario Anguiano, quien junto con su compadre, el candidato de la máscara de la corrupción Jorge Luis Preciado, lograron venderles la idea de la necesidad de resquebrajar al PRI dando cobijo al grupo de Anguiano Moreno.

Fue así como comenzaron a implementar la estrategia; se hicieron de cuadros como Eloísa Chavarrías, bombardearon de imágenes y sonidos el estado y crearon la percepción de que el cambio sólo era posible con ellos. La mayoría de los medios de comunicación jugaron el papel asignado, confundir al electorado para machacar un día sí y al otro también, que la contienda sólo sería entre dos.

Las carretonadas de billetes lograron su objetivo; lo mismo había lucha libre y banda, que motos con sonidos estridentes que de sol a sol atravesaban el estado. Millones y millones de pesos fuera de lo fiscalizable por el I.N.E. corrió durante la campaña, pero lo que para ellos daba otro gran empuje era el apoyo que desde el gobierno del estado se inyectaba a su campaña, se dice que fueron 30 operadores de programas sociales, la mayoría de la SEDESCOL, quienes por instrucciones del gobernador a través de Rigoberto Salazar -si, de Rigoberto Salazar, el mismo que le tumbó la elección al PRI-, fueron a parar a la campaña de Jorge Luis Preciado, y según se sabe, con el sueldo de varios meses pagados por adelantado, dinero proveniente de las mismas arcas estatales. Esto último habría que investigarse, tarea que muy bien la podría hacer el Congreso del Estado de mayoría panista. La respuesta ya la sabemos, no lo harán porque son los principales beneficiarios de estar sentados donde están, en gran medida gracias al trabajo de esos brigadistas.

Esa búsqueda del poder por el poder llevó a prestarse a la farsa a otrora líderes del panismo con cierta credibilidad como Enrique Michel, quien aceptó ser nombrado coordinador general de campaña, a sabiendas que sería sólo de membrete y con la única finalidad de servir de pantalla ante la sociedad, pues para propios y extraños está comprobado que el coordinador real de campaña es Óscar Zurroza. Fue Zurroza quien diseñó la estrategia, fue el quien después de ver que la primera etapa de la campaña, dedicada a golpear al candidato del PRI mediante el ataque a Peña Nieto y Videgaray no los hacía subir en las encuestas, quien mandó orquestar primero el golpeteo al gobierno del estado, pero con el acuerdo de sólo dirigir sus ataques a dos personajes: Orozco Alfaro y Rafael Gutiérrez, pero al pasar los días y ver que eso no era suficiente y negociando con el mismo Anguiano, decidieron comenzar el golpeteo hacia éste, a quien ya la sociedad le daba las peores calificaciones. Fue tal la adrenalina y lo cercano que el mismo Zurroza vio la posibilidad de ganar la elección, que se atrevió a subir la intensidad del ataque simulado, filtrando el video donde Anguiano Moreno reprobaba la prueba del polígrafo.

Otra que se prestó a la farsa fue Martha Sosa, a quien Zurroza ya no le pareció un elemento extraño, pues éste le había “ayudado” años atrás en su campaña por la gubernatura, y que en ese entonces a decir de muchos, había jugado la doble carta apoyando también las aspiraciones de Mario Anguiano con el conocimiento de ambos, quienes a pesar de sus diferencias partidistas veían en sus carreras la hermandad de haber pertenecido a la FUNDECO (Fundación para el Desarrollo de Colima), aglutinada en su momento alrededor de Orozco Alfaro, y que tenía como meta el hacerse de la gubernatura con cualquiera de sus miembros con la intención de dar forma y llevar a término diversos proyectos trazados desde esa instancia. Pero sobre todo se prestó a la farsa agradecida porque en ese correr de millones y millones en la campaña de Jorge Luis sirvió para jalar su candidatura, la de otros panistas y la de PRÍISTAS ligados al grupo del ahora exgobernador.

Después del 7 de Junio el escenario cambió: Nacho Peralta creyéndose el ganador mostró su verdadera cara; fuera de poses de campaña, guardó silencio ante los cientos de trabajadores del gobierno que injustificadamente fueron despedidos, mostró su desprecio al magisterio y su complicidad ante la falta de pago a los adultos mayores, fue Nacho Peralta quien justificó la solicitud del gobernador de un nuevo endeudamiento millonario a los colimenses, manifestando que era una medida dolorosa pero necesaria, y hasta se desvivió en elogios hacia Mario Anguiano, acompañando incluso a éste en recorridos por obras realizadas en el estado.

También el PAN mostró su verdadera cara, a la par de seguir fabricando pruebas para tumbar la elección se aliaron al PRI de Mario Anguiano para sacar adelante la autorización del endeudamiento millonario contra los Colimenses. Si, fue el PRI y el PAN los que una vez más nos demostraron que son lo mismo, que no han cambiado, que en el fondo se tapan sus trapacerías unos a otros. Fue el PRI y el PAN los que le dieron nuevamente la espalda al pueblo y sobre todo a los que menos tienen.

A diferencia de ellos, Locho Morán, sin saber que la elección se vendría abajo, siguió abanderando las causas populares; encabezó la lucha contra el endeudamiento. Mientras Nacho Peralta dormía y Jorge Luis Preciado se enfiestaba, día y noche, al lado de muchos colimenses a las afueras del Congreso del Estado, Locho se mantenía firme recabando firmas en oposición al atraco.

En los meses posteriores a la elección, Locho se consolidó como el único actor político que en franca oposición a la corrupción y con la bandera del mejor gobierno municipal del Estado de Colima, se abrió paso y dio la cara por los que menos tienen.

Hoy Locho Morán cuenta con un activo más, Movimiento Ciudadano está demostrando en las calles que tiene estructura y que tiene la fuerza de la gente, hoy Locho Morán cuenta con el respaldo total de miles de ciudadanos libres que quieren un cambio, pero un cambio real para Colima.

La guerra sucia emprendida en forma desesperada por el PAN fortalece el proyecto, pues como Locho lo ha dicho, este proyecto es mucho más que una persona: al golpear a Locho golpean a todo un pueblo que ya está harto de tanta impunidad y de que siempre el poder lo utilicen para golpear y difamar.

Por todo lo anterior afirmo, al despertar el próximo 18 de Enero de 2016, un día después de una elección histórica, el Dinosaurio de dos cabezas, la del PRI y la del PAN, habrá caído… Al despertar y asomarnos por la ventana habremos comprobado con gran alegría: El dinosaurio ya no estaba allí.

Comentarios