Confianza enfrascada

503

Sin duda, el medio de participación política más cercano a los ciudadanos es el voto, es el efímero lapso de poder que reglamentariamente se nos concede para influir en la formación del aparato gubernamental bajo el que bien o mal, estaremos regidos.

Sin embargo, a pesar de que toda sociedad se ve más beneficiada si en la búsqueda de su desarrollo social y político se sincroniza, participa y empodera, aun no somos capaces de guardar una mayor autonomía frente al sistema en el que estamos inmersos, pues no nos involucramos lo suficiente y no es de sorprenderse en un estado donde el interés por participar en el sistema político está cada vez más ofendido por sus líderes.

Según el censo realizado por el INEGI en 2010 sumamos 650.555 habitantes en el  estado de Colima, de los cuales 498,531 están actualmente registrados en el padrón electoral y solo 278,494 sufragaron en los comicios de este año, es decir, 42.8% de los colimenses salimos a decidir quién definiría nuestro futuro, lo cual es 3.1% menor comparado con el 45.9%[i] de colimenses que votamos en las elecciones de 2009.

Existe infinidad de combinación con las variables que provocan el abstencionismo de los colimenses, por lo que es difícil establecer motivos estáticos que le den razón de ser, empero, la confianza es uno de las principales motivaciones de los individuos para percibir la utilidad personal de su voto, es decir, la confianza en las instituciones y en los conciudadanos mantiene una correlación con el interés por la política y por ende la participación ciudadana en las urnas.

En general, los ciudadanos pasan de tener interés por la política al activismo político cuando consideran que podrán ser agentes de cambio en el sistema, lamentablemente, la mayoría de los mexicanos no creen poder influir en la política gubernamental ni en los resultados de una jornada electoral, ya que hemos vivido bajo un modelo político cuasi-autoritario en que se percibe que la real toma de decisiones está concentrada en la cúspide.

Según la encuesta nacional de vivienda 2014 realizada por la empresa encuestadora Parametría, solo el 19% de los mexicanos confían en los partidos políticos, el 34% confía en el Instituto Federal Electoral (ahora Instituto Nacional Electoral) y el 32% confía en el gobierno de su estado. No es de sorprenderse que en los últimos 10 años la confianza en nuestras instituciones y representantes políticos se haya visto quebrantada tras los infructíferos esfuerzos por parte de nuestros gobiernos para generar bienestar social, así como la turbidez en los procesos electorales. A este paso, no hay buenos augurios para una transición política gradual y pacífica en las próximas contiendas electorales.

[i] Votaron 272,010 de 592,262 habitantes.

Comentarios