Caso Zacualpan demuestra la descomposición del gobierno de Colima: M4

693

La nula actuación del Gobierno del Estado y de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Colima (CDHEC) para evitar privación ilegal de la libertad que ejercen priistas de Zacualpan y la Policía Estatal contra el Comisariado de Bienes Comunales evidencia ante la comunidad internacional el grado de descomposición que se ejerce en el Estado mexicano.

A través de un comunicado, el Movimiento Mesoamericano contra el Modelo Extractivo Minero (M4) lamentó que el ombudsman estatal, Roberto Chapula de la Mora, aliente -con su omisión- la violación de los derechos humanos de más de 70 indígenas nahuas.

Desde el pasado 30 de diciembre, la nueva dirigencia comunal de Zacualpan -acompañada por decenas de habitantes- mantienen resguardado el manantial Ojo de Agua para evitar que priistas lo retomen de manera ilegal como lo hicieron durante cuatro meses.

Para el M4, la mayoría de la comunidad rechazó la explotación de una mina en su territorio a pesar de la corrupción, los sobornos, la violencia, la represión, las amenazas de muerte y presiones de todo tipo por parte tanto de los representantes mineros, como de autoridades de los tres niveles de gobierno.

“Responsabilizamos al gobernador del estado de Colima (Mario Anguiano Moreno), a cada uno de sus efectivos policiacos, al oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI), a la Comisión Nacional y Estatal de Derechos Humanos, y a las diversas dependencias y funcionarios involucrados en este conflicto, por la violencia que se está generando y que se pueda generar en un futuro inmediato como fruto de sus acciones u omisiones, en el marco del Convenio 169 de la OIT, así como de la Declaración de los Derechos Humanos de los Pueblos Indígenas de las Naciones Unidas”, concluyeron.

 

(Imagen: Archivo)

Comentarios