Aniversario de la toma del Congreso de Colima contra el robo del siglo

644

El día de hoy se cumple el primer aniversario de la toma del Congreso del Estado de Colima por parte de Morena. A un año me propongo echar a andar la memoria con el fin de rescatar apuntes peculiares sobre aquel histórico hecho.

10540890_1014999485181106_979590725_n

La coyuntura de entonces giraba en torno a la inminente venta de PEMEX a través de la “reforma energética” que, mediante “moches” a los diputados, había sido aprobada perversamente el día 12 de diciembre en lo general en la Cámara de Diputados.

El aparato priista echó mano a su estructura y lanzó la consigna a los congresos estatales para agilizar la aprobación vía “fast track”. Así fue en Querétaro y Veracruz en donde en sólo 10 minutos la iniciativa de ley fue aprobada sin haber sido leída, en San Luis Potosí por su parte se hizo en 20 minutos.  La reforma energética rompió récord de eficacia y eficiencia de nuestros legisladores al buscar concretar el atraco con urgencia; 57 horas bastaron para avalarla en 17 estados, mayoría necesaria para declarar la validez de la reforma constitucional que borra el legado de Cárdenas al abrir los recursos energéticos a las transnacionales.

10863620_1014999621847759_647281691_n

En Colima por su parte, resultaba imprescindible aprobar la reforma energética después de haber sido la única entidad de la República Mexicana en realizar una marcha en “pro de la reforma energética”. La cual fue criticada en su momento y denunciada ya que, para la movilización se obligó a los trabajadores a asistir mediante amenazas nombrando lista durante la misma, incluso está documentado que se repartió dinero al viejo estilo de la dictadura perfecta.

Si bien el día 17 de diciembre la mayoría de las entidades ya había avalado la apertura de los energéticos a empresas transnacionales, en Colima teníamos que hacernos escuchar con valor y dignidad. La entidad no sería parte del robo del siglo, no en el recinto oficial, por lo que se optó por tomar el Congreso.

Al Congreso arribamos en bicicleta, mientras pedaleaba, Vladimir Parra montado en los “diablitos” convocaba los ciudadanos y ciudadanas quienes respondían con entusiasmo. Durante más de 24 horas estuvimos ahí, conviviendo, cantando, haciendo entrevistas, dialogando, soñando, se  proyectaron documentales.

Al caer la noche mientras algunos dormitaban más de 50 hombres vestidos de civil -que hoy sabemos son policías-  ingresaron al recinto, de manera prepotente, sin identificarse comenzaron a revisar el Congreso, se plantaron y juntos esperamos el alba.

Al final, la reforma energética fue aprobada un día después, pero no en el pleno, sino escondidos en la sala de juntas del Congreso.

9be448d1-4548-439c-89e1-f5950a7fed02
Imagen: Juan Carlos Flores / La Jornada

A un año de tal hecho, la memoria histórica debe estar presente para saber hacia dónde caminamos. Hoy el balance es negativo para el gobierno de Peña Nieto, inseguridad, violencia, Tlataya, Ayotzinapa, Cocula son la cereza del pastel de un país ensangrentado, dirigido al naufragio por el servilismo hacia las políticas públicas del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional

En estos doce meses la ciudadanía se empodera. Estoy convencido que el mundo que soñamos debemos construirlo todos y todas, ante los megaproyectos, extractivistas de las transnacionales la única forma de hacerles frente es permaneciendo juntos. Ejemplo de ello es Zacualpan, ¡pueblo digno, pueblo libre!



Comentarios