Presenta habitante de Zacualpan denuncia y queja contra Policía Estatal

626

Jesús Santos Quirino, integrante del Consejo Indígena por la Defensa del Territorio de Zacualpan, presentó ayer una queja ante la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Colima (CDHEC) y una denuncia ante el Ministerio Público contra elementos de la Policía Estatal Preventiva por intentar asfixiarlo y detenerlo sin ningún motivo.

Jesús relató que el  pasado sábado 29 de noviembre, cerca de las cuatro de la tarde iba a bordo de su camioneta en la comunidad de Zacualpan buscando a su hermano, Francisco Santos Quirino, quien se encontraba en una esquina platicando con algunos amigos.

Cuando lo encontró, se estacionó sobre la calle Leucaena y su hermano se acercó para platicar con él, momentos después, tres policías estatales –dos hombres y una mujer- en una patrulla abordaron a Francisco y le pidieron que moviera la camioneta, a lo que Jesús respondió que ya se irían de ahí;  uno de los policías  le ordenó: “tú también vete de aquí”.

Jesús preguntó a dicho policía por qué tenía que retirarse de ahí, ya que “no estábamos haciendo nada malo, no estábamos tomando bebidas alcohólicas, ni alterando el orden público (…) pero el policía metió su mano en mi camioneta y me tomó del cuello apretándome fuertemente, me estaba asfixiando mientras los otros dos elementos de la policía me jalaban y abrían la puerta”.

Francisco se subió del lado del copiloto en la camioneta para tratar de auxiliar a su hermano, pero entre los tres policías ya habían logrado bajar a Jesús y lo estaban “jaloneando”. “Al no encontrar motivo ni razón para detenerme, no me llevaron detenido”, señaló Jesús.

Por el contrario, a su hermano sí se lo llevaron detenido porque según los policías había agredido verbalmente a unas personas, cosa que Jesús asegura no fue cierta.

La fianza que Jesús tuvo que pagar para que Francisco saliera libre fue de 6 mil pesos, lo que considero injusto porque “fui víctima de abuso de poder y malos tratos” por parte de la policía.

En ese mismo sentido expresó que el domingo 30 de noviembre, los mismos elementos policiacos que se llevaron a su hermano estuvieron rondando su casa “hasta donde alcancé a verlos dieron unas diez vueltas en el transcurso de una hora y media”, comentó.

Además de recurrir a la CDHEC, Jesús  informó que iría al Ministerio Público de Comala a interponer la demanda correspondiente.

En entrevista por separado, Francisco Santos Quirino, explicó que dos días antes de que lo detuvieran ya había sido hostigado por policías estatales –aunque no precisó que fueran los mismo que lo detuvieron- pues cuando se dirigía a una siembra de maíz que tiene a tres kilómetros de Zacualpan , se percató de que una patrulla lo iba siguiendo. Al llegar a su terreno  cerró la cerca; los policías no entraron pero se quedaron alrededor de media hora vigilándolo.

Francisco  externó que lo sucedido es una represalia por ser opositores al proyecto minero: “Yo pienso que fue a propósito porque era yo y mi hermano, éramos los dos nomás y estamos nosotros en la lucha”.

Comentarios

Powered by Facebook Comments