El legado de Cárdenas

1675

“Gobierno o individuo que entrega los recursos naturales a empresas extranjeras, traiciona a la patria.”
Lázaro Cárdenas del Río

Con la reciente promulgación de la reforma energética por Enrique Peña Nieto se da un cambio de rumbo sin precedentes para la historia de México. El legado histórico del Gral. Lázaro Cárdenas ha sido suplantado por el Consenso de Washington, imponiendo el interés del capital extranjero sobre el nacional.

Sólo 449 votos de diputados y senadores bastaron para realizar el mayor atraco a 116 millones de mexicanos, sin argumentos y con un discurso más bien cantinflesco como el de la senadora colimense, Itzel Ríos: “Reforma energética, la mejor manera de decir gracias a la gente”. (Video: http://www.youtube.com/watch?v=0DcoOtSD5ZY) ¿Reír o llorar?

Basta recordar que para el Presidente Lázaro Cárdenas expulsar del país a las transnacionales no fue tarea fácil, la expropiación petrolera se realizó gracias a una coyuntura mundial, en gran medida, por la inminente guerra mundial.

En la portada del The New York Times del 21 de marzo 1938 se lee: “Embajador dice que México agarró a Estados Unidos dormido, un rayo en el cielo sereno”. Cárdenas supo aprovechar el momento histórico y tomó la decisión trascendental, “agarrando dormido al país vecino”,  a quien no resultaba conveniente tener como enemigo geopolíticamente por lo que el presidente  de Estados Unidos en turno, Franklin Roosevelt priorizó la relación nacional rechazando apoyar a las petroleras.

Precisamente una de las petroleras que expropió Lázaro Cárdenas el 18 de marzo 1938 fue la Standard Oil (hoy Exxon Mobil) cuya empresa, actualmente registra los primeros lugares en ventas a nivel mundial. Según Forbes (2013), las ganancias de la compañía son de 420 mil millones de dólares anuales, equivalente al PIB de países, como Bélgica, Suecia o Arabia Saudita. Con tal influencia las transnacionales petroleras representan un riesgo para la soberanía nacional, ya que intereses supranacionales determinarán el rumbo en diversos sectores para México.

Esta vulnerabilidad estratégica nacional la lidera el Partido Revolucionario Institucional. El nuevo “PRI” que traiciona los principios Cardenistas de los cuales emanó, eliminó de sus documentos básicos la ideología “revolucionaria” con visión nacionalista dando entrada a los intereses de capital transnacional, gobernando mediante la tecnocracia con la ofuscación de ser “primer mundo” en el año 1994.

Hoy, a cargo del telecandidato vuelven con otra ingenuidad: la reducción de los costos de la energía eléctrica y la gasolina.  Los datos duros no mienten, con el modelo económico neoliberal, actualmente, existen 60 millones de mexicanos pobres y nulo crecimiento económico (Sedesol y Banco de México).

Mientras en México se rematan los recursos naturales, el caso de Bolivia llama la atención. Después de treinta años consecutivos de registrar déficits fiscales, con las expropiaciones en sectores energéticos claves emprendidas por el Presidente Evo Morales, a partir del año 2006 el país andino registra superávits fiscales.

De acuerdo al Banco Mundial en los últimos cinco años (2009-2013) el gobierno de Bolivia ha crecido su PIB en 5 por ciento como promedio anual; México lo ha hecho en apenas 1.9 por ciento. Solo en el año 2013 Bolivia registró un crecimiento del 6.6 por ciento, mientras nuestro país alcanzo apenas el 1.1 por ciento de ese año. Dicha diferencia se traduce en una mejor calidad de vida para nuestros hermanos sudamericanos quienes han visto triplicar su ingreso per cápita y la reducción de la pobreza, contrario a nuestro país.

Tales cambios han sido impulsados con el apoyo del pueblo, empoderado y movilizado. Si algo tenemos que aprender de Bolivia y Ecuador, es que mediante la movilización social se logró vencer por la vía electoral a los traidores a la patria. Apostémosle a ello, la tercera es la vencida.

———

*Licenciado en Economía con Especialidad en Ciencias del Ambiente / Secretario de Indígenas y Campesinos de Morena Colima

 

Comentarios