La educación pública y el abandono del Estado

451

“Por eso en los tiempos que corren, quienes detentan el poder miran con disimulo que se olvide e incluso se viole el artículo 3° constitucional por parte de la derecha ensoberbecida, por eso se castiga a quienes luchan por una educación democrática y por un nuevo tipo de maestro en México.”

– Othón Salazar, Discurso inaugural del Foro Educación y Reforma Constitucional.

La educación en México es un derecho inalienable de la población que se encuentra plasmado en la Constitución política de los Estados Unidos mexicanos, en la cual, su artículo tercero declara que la educación que es responsabilidad del estado debe ser gratuita, laica y obligatoria para todas y todos.

En México existen diferentes niveles de educación, educación básica, educación media y educación superior, desgraciadamente, en la actualidad, la situación de la educación en todos los niveles se encuentra deplorable, esto debido a las carencias presupuestales impuestas por los gobiernos neoliberales para los cuales, este servicio que debe ser un derecho, se ha convertido en un producto que vender, lo cual ha limitado a la educación a la producción de trabajadores para el mercado laboral y dejando de lado el sentido de una educación para el desarrollo humano y social.

Por estas razones en Morena impulsamos los amparos contra los altos aranceles hechos por el compañero egresado de la Facultad de Derecho Alfredo Martínez y llevados a cabo a través de nuestro coordinador en defensa de la soberanía nacional en el municipio de Colima el Dr. Agustín Díaz Torrejón la semana pasada en el kiosko del jardín libertad, puesto que más allá de la crisis generada por el neoliberalismo que ha afectado de manera constante las economías familiares de las grandes mayorías, no es necesario que la persona, por su capacidad económica, tenga acceso a la gratuidad de la educación. La educación gratuita es un derecho humano, no sólo establecido en el artículo 3 Constitucional, también en tratados internacionales que México ha firmado y ratificado.

El Estado mexicano se comprometió al firmar estos tratados, a tomar las medidas necesarias para que los ciudadanos mexicanos pudieran acceder a ella, si no inmediatamente (por la poca capacidad económica del Estado), sí en forma progresiva, hasta que cualquier ciudadano que quiera acceder a la educación lo pueda hacer de forma gratuita, resultando totalmente contradictorio que los aranceles de universidades, particularmente en la Universidad de Colima, aumenten cada año.

Específicamente el “Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales”, fue firmado hace 33 años, así que parece que es hora de que los mexicanos, empiecen a exigir que se respeten sus derecho humanos, y aún más con la reforma del artículo 1° Constitucional, que brinda protección mediante juicios de amparo a estos derechos establecidos en los tratados internacionales,
El preguntarle a una persona si tiene o no los recursos económicos para pagar su arancel, para otorgarle o no este derecho, es como pedirle de requisito a una persona que sea periodista para otorgarle el derecho a la libre expresión.

——-

*Presidente del Comité Ejecutivo Estatal de Morena Colima
revolucionpermanente12@gmail.com

Comentarios