Amigo panista

375

Amigo panista (o neoliberal, de derecha, conservador, persignado, o como se sienta más cómodo que lo llamen):

Si usted hoy critica con enjundia las prácticas antidemocráticas, represoras y entreguistas de EPN sólo por tratarse de un partido distinto al suyo o de un candidato diferente al que usted apoyó en el pasado, entonces sus demandas no tendrán valor moral alguno. Mientras reflexione que su partido y sus candidatos practicaron EXACTAMENTE LAS MISMAS CONDUCTAS de las que hoy se asombra y se queja, entonces sus críticas parecerán más bien la de un niño celoso o con envidia a otro niño porque le quitó algo que usted antes tenía, o simplemente porque le es más fácil ver los defectos y errores de uno mismo en los demás.

Recuerde quiénes crearon los gasolinazos de los que hoy usted se queja, quiénes también fueron un producto de Televisa en campañas electorales (¿o qué, ya se le olvidó ‘El Peligro para México’ y quién iba a salvarnos de ese “peligro”?), quiénes también proponían esta misma reforma energética privatizadora que hoy vuelve a amenazar a la nación, quiénes fueron responsables de la muerte de más de 100,000 mexicanos y de la delincuencia e inseguridad de la que hoy usted se atemoriza, quiénes dejaron al país con la peor deuda pública de la historia (interna y externa), quiénes subieron la cifra a más de 50 millones de pobres en el total de la población, quiénes inventaron nuevos impuestos, quiénes desaparecieron a Mexicana de Aviación, entregaron más del 32% del territorio nacional a extranjeros, quiénes siguieron debilitando la educación pública, y quiénes también llegaron al poder mediante engaños al pueblo y acuerdos con la mafia (2000) y fraudes electorales con el control de las instituciones (2006), por mencionar sólo algunas prácticas que hoy a usted sí le parecen criminales pero que hace apenas un año no le parecían tan graves.

Verá usted: A final de cuentas, todos los que hasta ahora (en la historia reciente) han sido impuestos en el poder son títeres de una élite que, con tal de no perder sus privilegios, le da lo mismo el apellido de la persona o al partido que pertenezca, con que ésta les venda su alma para seguir protegiendo sus intereses, a ellos les es suficiente para encumbrarlo en Los Pinos. Así que no aparente que cree que los malos son buenos cuando su candidato y su partido están en el poder, y que los malos sí son malos cuando el partido y el candidato que no apoya, está en el poder.

Despierte. Gracias.
“Amigo panista”

Comentarios